Limpieza de contactos

Uno de los diseños más típicos en los teclados y joysticks de los ordenadores fabricados en los años 80 contempla el cierre de contactos metálicos ubicados en la base del teclado, por medio de un botón de elastómero cargado con carbón conductor. Con el tiempo, los contactos metálicos tienden a ensuciarse o a formar pátina, y el propio elastómero a cambiar sus propiedades mecánicas de tal forma que la resistencia eléctrica aumenta muy por encima de los valores habituales. La combinación de estos factores ocasiona problemas de contacto de tal forma que las pulsaciones dejan de ser recogidas por el ordenador.

Diseño de teclados basados en silicona cargada de carbón conductor
Diseño de teclados basados en silicona cargada de carbón conductor. Fuente: Wikipedia.

El procedimiento de limpieza es sencillo, y contempla la limpieza de los contactos metálicos por medio de palillos de algodón o similares, impregnados de alcohol isopropílico. De forma separada, el botón de elastómero se ha de limpiar con agua de forma cuidadosa, no siendo recomendable el uso de disolventes en tanto que pueden arrastrar parte de la carga de carbón conductor.

Limpieza de contactos
Limpieza de contactos

En determinadas ocasiones puede valorarse el aportar un acabado rugoso a la zona conductora, por medio de una lija de grano muy fino. Lo mismo puede valorarse para la zona de contactos metálicos, aunque debe realizarse con extremo cuidado en tanto a que la capa superficial (muy fina) de estos contactos suele ser un chapado en oro, acabado que presenta un adecuado comportamiento frente a la corrosión, mientras que si se daña esta capa se estaría exponiendo la capa inferior (típicamente cobre) que sí es susceptible a la corrosión y a la deposición de compuestos en la superficie. 

En aquellos casos donde se haya verificado que la capa de carbón conductor ya no se encuentra en condiciones adecuadas, puede utilizarse pintura conductora, recomendándose el empleo de pintura soluble en agua en tanto que permite corregir fallos de forma muy sencilla.

Será esencial el confirmar que la capa ha secado convenientemente antes de proceder a montar de nuevo el botón, en caso contrario puede transferirse pintura húmeda a los contactos metálicos originando así falsos contactos que habrán de repararse a posteriori.

 

Deja un comentario